¡Au revoir Vallarta!

31 marzo, 2010

Pues el primero en regresar a la ciudad y dejar atrás las palmeras, la arena, el sol y el mood playero he sido yo, debo admitir que después de dos semanas ya comenzaba a sentirme como todo un vallartense (o al menos el color de mi piel ya lo es) y la verdad estuvo de lo mas agusto.

Tal vez ya estén enterados de que el equipo de Et decidimos ir la playa con la finalidad de refrescar y estimular los procesos creativos, aterrizar proyectos y ¿porque no? Disfrutar de un lugar muy agradable al mismo tiempo; misión que en mi opinión ha sido un éxito, de hecho a mi regreso incluso me sentí aunque cansado por el viaje, mentalmente mas fresco y con muchas ideas.

No fue como ir a un retiro de esos “inspiracionales” de los cuales regresas con las pupilas dilatadas, una cicatriz de una lobotomía y una enciclopedia de 17 tomos que nunca van ni a leer ni a terminar de pagar, sino mas bien como algo que la mente y el cuerpo regularmente piden y muchas veces ya sea que no podemos o no queremos hacerle caso.

El punto de este post es ni mas ni menos  hacer la recomendación de que lo intenten, cambien de aires de vez en cuando, viajen sano, viajen ligero, estimulen la creatividad dándole un giro a lo que ven a través de las ventanas de sus oficinas, seguro piensan que suena un poco descabellado, pero intentarlo no les quitará nada, pueden hacer la propuesta con sus equipos de trabajo/supervisores/empleados/etc, etc… y si ya de plano los tiran de locos, pues mientras buscare otras alternativas para distraerse un poco, mismas que posteare en cuanto compruebe que si funcionan.

En resumen el viaje para mi, cumplió su finalidad, esta mente se refrescó, se distrajo, se lleno de arena pero al sacudirse dejo muchos buenos recuerdos y agradables  experiencias pero eso si…ah como fue duro el regreso y aun asi, un viaje digno de ser recordado.


Con ciencia social

24 marzo, 2010

Los grupos “con onda” (o no tanta), las grandes empresas y los magnates no pueden quedarse sin abrir una fundación que salve al mundo de la catástrofe que tanto nos cuentan los medios y los vecinos.   Así que, pensando como un grupo con onda, una gran empresa y… bueno, como nosotros, he pensado en los últimos días en la formación de la Fundación a beneficio del medio ambiente, que abarque un nicho que las demás han descuidado notablemente, una fundación que pueda hacer algo de verdad.

Investigando sobre la vida en la playa (muy de cerca) nos hemos dado cuenta de que miles de cangrejos ermitaños se quedan sin caparazón al terminar las vacaciones, después de que miles de turistas (como @malacara) acaban con las conchas de la playa, por eso mismo creamos:

Playa Beige es un proyecto en el que participamos todos.   Quizás el nombre les recuerde un poco a otras fundaciones (selva negra, bosque verde, río azul) pero aquí la iniciativa es diferente.  Se trata de Cangrejos, Cangrejos Ermitaños, esos que tanta felicidad nos han dado.

PROBLEMA.

Cerca de 701,345 cangrejos ermitaños crecen sin un entorno estable (concha) miles de ellos migran a mejor vida al morir aplastados por cangrejos más grandes o pies humanos.  El problema se origina en la creciente falta de conchas marinas, debido (en su mayoría) a la recolección invasiva y desconsiderada de cientos de miles de conchas por parte de cientos de miles de turistas.

SOLUCIÓN.

Después de años de estudio, en los malls gringos han comenzado a ofrecer cangrejos ermitaños en venta, esperando que familias puedan darles un hogar, sin entender que su hogar es la concha, por ello, nuestra iniciativa va un poco más a influenciar a la gente: “Cambiemos las conchas por piedras”.    Con la esperanza de que los turistas tomen las piedras y no las conchas, dejando así un hábitat más completo para estos pequeños seres.

La fundación apenas ha comenzado sus labores, por lo que pueden esperar en las próximas semanas, mucha, mucha más información al respecto.

Gracias totales!


Las olas y los holas

17 marzo, 2010

La ciudad se vuelve de vez en cuando caótica y todos nos vamos acostumbrando poco a poco a ese caos y ni cuenta nos damos…

A mucha gente le gusta disfruta le atrae no tiene de otra con el estrés citadino y nunca hace nada al respecto, pero su mente se lo reclama, sus ojos se ponen llorosos cuando ve un perrito por la calle, y no es porque le de sentimiento, sino porque la presión de la ciudad lo está matando por dentro.

Así que tomamos la decisión y lo hicimos, vinimos a cambiar de aires y trabajar en un ambiente muy inspirador, casi tan inspirador como nuestra propia oficina, tomamos carretera y vinimos a Puerto Vallarta, en donde estamos ya tan instalados como esperamos que pronto puedan verlo en las fotos que iremos subiendo al Facebook de Don Et.

Por lo pronto les dejo dos fotitos que tomamos durante el viaje, la segunda con una inserción a cargo del buen Charles, pero las dos son foto sin retoque, que una vez más nos recuerdan que “no hay mejor diseñadora que la naturaleza”  aunque se enoje Malacara (frase de @CarlosHuerta sujeto de burla).