¡Au revoir Vallarta!

31 marzo, 2010

Pues el primero en regresar a la ciudad y dejar atrás las palmeras, la arena, el sol y el mood playero he sido yo, debo admitir que después de dos semanas ya comenzaba a sentirme como todo un vallartense (o al menos el color de mi piel ya lo es) y la verdad estuvo de lo mas agusto.

Tal vez ya estén enterados de que el equipo de Et decidimos ir la playa con la finalidad de refrescar y estimular los procesos creativos, aterrizar proyectos y ¿porque no? Disfrutar de un lugar muy agradable al mismo tiempo; misión que en mi opinión ha sido un éxito, de hecho a mi regreso incluso me sentí aunque cansado por el viaje, mentalmente mas fresco y con muchas ideas.

No fue como ir a un retiro de esos “inspiracionales” de los cuales regresas con las pupilas dilatadas, una cicatriz de una lobotomía y una enciclopedia de 17 tomos que nunca van ni a leer ni a terminar de pagar, sino mas bien como algo que la mente y el cuerpo regularmente piden y muchas veces ya sea que no podemos o no queremos hacerle caso.

El punto de este post es ni mas ni menos  hacer la recomendación de que lo intenten, cambien de aires de vez en cuando, viajen sano, viajen ligero, estimulen la creatividad dándole un giro a lo que ven a través de las ventanas de sus oficinas, seguro piensan que suena un poco descabellado, pero intentarlo no les quitará nada, pueden hacer la propuesta con sus equipos de trabajo/supervisores/empleados/etc, etc… y si ya de plano los tiran de locos, pues mientras buscare otras alternativas para distraerse un poco, mismas que posteare en cuanto compruebe que si funcionan.

En resumen el viaje para mi, cumplió su finalidad, esta mente se refrescó, se distrajo, se lleno de arena pero al sacudirse dejo muchos buenos recuerdos y agradables  experiencias pero eso si…ah como fue duro el regreso y aun asi, un viaje digno de ser recordado.